Dominican Cinema

Feo de día, lindo de noche (Critica)

En varias ocasiones hemos escuchado lo fácil que sería hacer una película de calidad en República Dominicana; las razones que utilizan quienes dan estas declaraciones son el hecho de que el dominicano es ocurrente, simpático y está lleno de historias. Uno mismo también lo ve, cuando cruza una calle o se aventura en un carro público; dominicana está llena de sucesos para crear una buena comedia, ya sea “seria”, absurda, o romántica. Este último subgénero es el que representa la nueva película de Alfonso Rodríguez y aunque no es [por mucho] la comedia de la salvación del género en nuestro país, es sin duda alguna el mejor producto del director.
Cada una de las comedias dominicanas que se han estrenado en las salas de cine tienen sus factores en común: la simpleza de sus historias [y la constante repitición de datos “claves”], alguna estrella de la televisión, y una moraleja al final. Una mezcla para el éxito económico, pero ninguna toma el cuidado de ser coherente o de conectar a la audiencia con lo que le sucede a los personajes. El conflicto en este filme está claro y es fácil identificar una persona como Lorenzo [Fausto Mata] y Carlitos [Irving Alberti] en los círculos sociales. Uno no tiene la confianza en si mismo para conquistar a las mujeresa pesar de una buena situación económica y otro la tiene en exceso.
La situación que presenta Alfonso Rodríguez en “Feo de día y lindo de noche” es una más fácil de narrar que cualquier historia en la que ha visto envuelto y encima el mensaje está claro desde el principio, Lorenzo aprenderá a quererse como es, así que lo que importa es el desarrollo de la historia, a veces exitosa, a veces fallida. Empecemos por lo último.
Billy Wilder, en una ocasión comentó que lo que más dificil le ha tocado hacer es escribir comedia, incluso llego a decir que su técnica era escribir el género cuando se encontraba triste, así daba con la fórmula perfecta para hacerlo reír. En las comedias locales, el aparente “brainstorming” que ocurre cuando se escribe uno de estos guiones es pensar solamente en frases “chistosas” y ponerlas una atrás de la otra, este es el primer problema de “Feo de día y lindo de noche”; el exceso de puns cómicos y frases sacadas de canciones de dembow y nueva jerga dominicana parece más un intento descarado de hacer reír a las personas que un intento serio por contar una historia. Es responder una frase como: “Rubía, no me haga quitarte el tinte de una trompá” con “¿y que e? ¿te va dar el teke teke?” y hacerlo de principio a fin.
Por otro lado, ninguno de los realizadores de estas comedias definen claramente que tipo de películas quieren hacer, claro, es puro producto de mercadeo, pero en cuanto a narración no se deciden si es una comedia romántica seria [algo como “High Fidelity”], una comedia romántica absurda [algo como la reciente “Ted”], una comedia física [estilo “The Three Stooges”], sino que lo utilizan todo y esto depista al espectador. Es querer tener un mensaje como el de tener confianza en si mismo a algo tan absurdo y gratuito como tener el Mr. Hyde de Lorenzo tener una protésis de dientes para causar risa. ¿Qué transformación es esa cuando queda lo más distintivo de la otra “personalidad”?. Sin embargo, el alter ego de Lorenzo [Frank Perozo], a pesar de su protesis, es parte de lo que funciona en la película. Perozo copia los maneurismos de Fausto Mata y logra una actuación agradable. Parte de lo que choca en una producción protagonizada por Mata es que parece ser imposible que deje la exageración televisiva en la pantalla chica, tal vez ahora puede ver a Perozo tomar sus mañas y adapatarlas un poco más a la pantalla grande. Pero lo que salva toda la película es el “sidekick cómico”, Carlitos [Irving Alberti], todo lo que hace parece bastante sincero hasta que dice la odiosa frase “¡Pra! Me quité [o te quité]”. Alberti es el perfecto acompañante cómico y es el descanso que presenta la película ante tanta referencia “dembowistica”.
Al final, “Feo de día, lindo de noche” es una comedia romántica sencilla, en donde personajes como Mariel [Evelina Rodríguez] y Susana [Victoria Fernández] son un complemente femenino adecuado para la historia. También, una escena preciosa entre Susana y Carlitos, que visualmente muestra la actitud hacia las mujeres y como las ve el personaje de Alberti y como se siente el personaje de Fernández en cuanto a hombres así, valen el precio de taquilla. En cuanto a comedia, este filme gira un poco más alrededor de una producción similar a la de alguien como los Farrelly Brothers [responsables de una película similar en “Shallow Hal”] que a las producciones de Adam Sandler y eso, por más mínimo que sea, es una mejoría.
 
Escrito por Orlando Santos, Fuente: cineDominicano

 
Stay up to date!
Close