Dominican Cinema

Los Super (Critica)

Hace ya un tiempo escuché un chiste de Carlos Sánchez [comediante de Stand up dominicano] en donde comentaba escuchar como una niña le decía “Malo” a un Policía/Militar y su madre decía “mira que niña tan inteligente”, a lo que Carlos Sánchez respondía: “esa niña lo que es una estúpida”, haciendo alusión de que a pesar de que la policía y militares están completamente desvalorados lo que un niño debe saber es que son autoridades no que son “malos”. Lo mismo pasa con los políticos, ahora más que nunca gracias a la opinión pública y a las redes sociales y es precisamente donde la película de Bladimir Abud triunfa. Dentro del aparente caos irremediable en el que se ha convertido la comedia dominicana, las referencias políticas de “Los Super” es casi suficiente para valer el precio de taquilla.
Desde los trailer sabemos que Vandomal [Cuquín Victoria] aspira a la presidencia y ver en los primeros minutos la sobredosis de afiches con su cara es un reflejo de lo que se convierte nuestro país cuando “se acerca” la temporada electoral. Tampoco tardamos tanto en darnos cuenta que los planes de Vandomal para llegar a la presidencia no son necesariamente legales, de hecho más que corruptos conspiran con la vida del dominicano y que encima de todavía no tener “el poder”, es un hombre bastante poderoso.
Abud no espera mucho para hacer alusión a la relación entre políticos y delincuentes [¿serán o no lo mismo?], Vandomal necesita que la delincuencia incremente para desacreditar a su opositor, el desconocido Juan Pérez [John Doe en español, ese famoso nombre que les ponen a las personas que no tienen identificación], porque el esta por debajo en las encuestas. “Los Super” tiene sus mejores éxitos cuando refleja las atrocidades de las que pueden ser capaces los políticos; cuando Vandomal necesita que el crimen incremente, los maleantes lo asumen como ahora “violación y asesinato” y la relación directa de un político con el “envenamientos” de niños y jóvenes con el desayuno escolar, con el fin de ser el único que brinde la cura, son oficios dignos de un archivillano. Pero fuera de las intenciones del malo de la película y de sus referencias políticas, “Los Super” flaquea bastante. Iniciemos con sus héroes.
En este segundo largometraje de Bladimir Abud, Cheddy García regresa como la protagonista. Cristina [Cheddy] “La Poderosa”, es el eje conductor de la historia; sin embargo es Benito [Manolo Ozuna] “Duroman” quién tiene todos los “dotes” para ser el principal de la historia. Benito es quién ha leído los “paquitos”, quién al igual que Bruce Wayne le fuera asesinada su madre en su presencia, y quién al estilo de Damon Wayans en “Blankman” es una especie de genio que crea armas ridículas que no funcionan. Encima de esto es Benito quién está enamorado de Cristina y aquí es donde todo lo que le sucede a ella puede formar parte de la historia central, pero es al revés y este personaje, quién es el que mejor está definido, no es explotado lo suficiente.
“Los Super” es un ejemplo de que la comedia dominicana para el cine debe hacer algo relevante pero ya. La comedia dominican está tan diezmada que ya un intento por mejorarla no es suficiente para la audiencia y uno ya por cansancio la desestima igual que todas las otras. Como comedia/historia, “Los Super” funciona como películas como “Blankman” o “Meteorman”, esas películas que nos entretenían cuando HBO era gratis pero que eran bastante absurdas. Existe todavía esa incomodidad, de tantas comedias fallidas anteriormente, que evitan que uno se identifique con los chistes de la producción. Solo pocos como el “Portegeme Jack Veneno” de Benito nos hacen sonreír, y en el caso de este ya lo habíamos escuchado varias veces en el trailer.
Abud sigue manteniendo clara su opinión sobre lo que ve y vive dentro de su país, se nota que le molesta las cosas que suceden a su alrededor y esto es palpable en cada uno de los trabajos que ha realizado [Prenda, Si yo pudiera salvarte y La lucha de Ana], el otro director que presenta este mismo hilo conductor en sus producciones es Ángel Muñiz.
A este punto de nuestra industria me atrevería decir que no existe todavía un realizador que sepa trata la comedia, que es un género muy difícil de realizar. “Los Super”, en sus momentos cómicos, cae en el mismo proceso de “vergüenza ajena” que nos da cuando vemos “comedias” como “I Love Bachata” y “Lotoman” pero en su consciencia social “Los Super” triunfa: la cara de Cristina cuando le han robado la casa y que los ladrones están frente a su puerta como si nada, que un agente policial sea el principal organizador de crímenes del candidato Vandomal y que el mismo Vandomal al final se note que saldrá libre, son las denuncias que le quedan bien a la película, lo demás es…. solo eso…. de más.
Este es otro momento que también nos gustó, pero también ya lo habíamos visto bastante en la transmisión de los premios Soberano:
 
Escrito por Orlando Santos, Fuente: cineDominicano

 
Stay up to date!
Close